Mis años viejos, mi AÑO NUEVO

Queridos amigos, hoy para mí es un día de festejo. A diferencia de la Navidad, que siempre me resultó un plomo, un "tengo que cumplir", desde mi infancia el Año Nuevo lo era todo.
Era el día en que nos juntábamos en casa con mis primos, tíos, y
después de las 12, siempre venían vecinos y amigos.
Era el día de la mesa larga, el día en que el brindis de los niños era tirarnos a las oo.01 a la pileta a gritos pelados y felices. A esto se le sumaba el regalo de papá Noel, que siempre entraba por alguna puerta secreta, mientras nosotros jugabamos afuera. Sí Papá Noel pasaba en esa fecha y no el 24, porque venían primos que no veíamos el 24.
Ese día nos quedabamos en el jardín hasta cualquier hora, jugando con lo nuevo y sin que nadie nos dijera shhhhh, no griten los vecinos duermen!!.
Ese día lo teníamos permitido, casi todo...con el tiempo y apesar de los años, yo sigo manteniendo ese espíritu, esperando enterrar el año malo y alcanzar el nuevo, como si sólo una fecha fuese capaz de cambiarme la vida, jaja!!

En fin...este año con o sin historia llega a su fin y yo estoy abierta a todo lo que me trae el nuevo, a todo lo que el Universo me devuelva.
Espero que para Uds. también sea una fecha esperanzadora, renovadora, en definitiva un día feliz!!
Los quiero y brindo por todos Uds.


Alegrando Espacios. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.